Disfruta la Costa Tropical a través del ron y la caña de azúcar

Ron Turismo es un nuevo producto turístico que ofrece la provincia de Granada creado por iniciativa de la Bodega Ron Montero, que lleva 50 años produciendo ron en la Costa Tropical. Cuenta para ello con el apoyo del Patronato Provincial de Turismo y empresas e instituciones de la Costa Tropical. Parte del mismo concepto del enoturismo, ahora con tanta aceptación, pero el protagonista es el ron en lugar del vino.

 Ron Turismo vende la Costa Tropical como destino turístico utilizando la caña de azúcar y el ron como ganchos e hilos conductores. A través de mayoristas y turoperadores se crearán diversos paquetes turísticos que conjugaran tres elementos:

-        La propia Costa Tropical: Con su enorme potencial turístico, sus playas, monumentos, paisaje, historia, gastronomía…

-        La caña de azúcar y su histórica vinculación con la zona: Con visitas al Museo Preindustrial de la Caña de Azúcar de Motril, rutas por plantaciones de caña, interpretación de los 1.200 años de historia de la caña ligada a la costa, su influencia en el paisaje y la economía local…

-        El ron: Con visita a la Bodega Ron Montero, que cumple 50 años elaborando ron en Motril, visita a una destilería de alcohol de caña, degustación de cócteles, cursos de coctelería…

Los paquetes que se crearán incluirán alojamiento y todos o varios de los contenidos descritos. De este modo, los turistas que lo deseen podrán adquirir un paquete con hotel, visitas guiadas al Museo Preindustrial de la Caña de Azúcar, la Bodega Ron Montero y la Destilería Montero, menús temáticos del ron en restaurantes de la zona, degustaciones de cócteles de ron, visitas a plantaciones de caña de azúcar, frutas tropicales, a la lonja de Motril… Y por supuesto disfrutar del sol, las playas y los monumentos de la Costa Tropical.

La Bodega Ron Montero ya comercializa versiones simplificadas de estos productos a través del portal de viajes Atrápalo.

 

 Este nuevo producto turístico quiere sacar provecho del vínculo de la Costa Tropical con la caña de azúcar, que se remonta al siglo X. Su cultivo está ligado a la presencia musulmana y a las inmejorables condiciones que ofrecían para su desarrollo los terrenos del Valle del Guadalfeo. En el siglo XVII era un auténtico monocultivo. Desde nuestra costa, la caña pasó a las Islas Canarias y más tarde a América, donde arraigó de tal manera que ha sido considerada como elemento substancial de la cultura caribeña.

Durante toda la Edad Moderna, la mayor parte de la vida económica de la ciudad giraba en torno al cultivo y transformación de la caña, demandando gran cantidad de mano de obra y generando unos beneficios monopolizados por los aviadores de los ingenios, los grandes propietarios nobles y eclesiásticos y la Hacienda Real.

A partir de la década de 1860 se instalan en Motril hasta siete azucareras dotadas con tecnología industrial y financiada en buena parte con capitales procedentes de la oligarquía local y granadina lo que constituye un elemento innovador en una zona hasta ahora caracterizada por la ausencia de industrialización. A partir de 1900 la caña de azúcar se torna en un cultivo residual dentro del sector azucarero, cediendo puestos aceleradamente a la remolacha. Este inexorable proceso ha producido su práctica desaparición, permaneciendo exclusivamente cultivos testimoniales.